Discriminación: la ley influyó en los dichos pero no en los hechos

Denunciar es burocrático y las oficinas correspondientes no existen en Santa Cruz. Uno de cada diez casos llega a resolverse.