Un oficio en extinción

Pepita es la última remendadora de redes de Santa Pola